El atleta Markus Jürgens logró el récord en maratón corriendo para atrás

El alemán logró en Hannover el récord no oficial de correr una maratón de espaldas.

Avanzar, pero de espaldas, es lo que se propuso el alemán Markus Jürgens, que corrió de espaldas el maratón de la ciudad de Hannover con un nuevo récord mundial extraoficial de 3h38m27s.

“Fue mi tercer maratón de espaldas”, contó el joven de 29 años. La idea se la dio su mentor Achim Aretz. “En mi caso todo empezó con una resaca tras una fiesta de estudiantes en 2006, que me obligó a correr tan lentamente que mi compañero de carrera empezó a correr para atrás para mantener el ritmo”, dijo Aretz.

Un par de días después, ambos corrieron algunos cientos de metros de espaldas. Una semana después, un kilómetro, y las siguiente dos kilómetros. “Había nacido un nuevo hobby”, señaló entusiasmado.

En 2014, Aretz conoció a Markus Jürgens y le contó su experiencia. En ese año y tan sólo tras tres meses de entrenamiento, Jürgens se impuso a otros 120 participantes para coronarse campeón mundial extraoficial de medio maratón.

“Ahora acaba de mejorar mi récord mundial, me alegro mucho por él”, dijo Aretz sobre la plusmarca maratoniana en Hannover.

“Uno percibe cosas muy distintas, todo de forma más intensa”, explicó Jürgens. “Es muy divertido. Uno ve al correr la cara de los demás corredores y ve lo que sienten”.

El colaborador científico de Ciencias del Deporte de la Universidad de Münster, en el oeste alemán, describió cómo se orienta para seguir el trayecto de las carreras.

“La mayor parte de las veces me oriento por la calle y me doy cuenta cuando viene una curva por el bordillo de la acera. Además uno ve los movimientos de los demás corredores y les ve la cara”, detalló. “En el maratón de Hannover corrí con una acompañante que me iba haciendo señales. Además, el oído se agudiza y uno puede adivinar el trayecto por el aplauso de los espectadores”.

Este peculiar deporte también conlleva sus riesgos. “Una vez choqué contra un poste del alumbrado que estaba en la mitad del asfalto. No entendí por qué estaba ahí. Pero no fue muy grave”.

La idea de correr de espaldas causó un poco de extrañeza a sus padres, también corredores. “Al principio les pareció raro pero ahora están orgullosos. Correr es un deporte familiar. Mis padres corren y mis dos hermanos también”.

Jürgens es un amante de las pruebas de resistencia. “En Hannover corrí mi maratón número 36. La mayoría las corro hacia adelante”. Ahora se prepara en su localidad natal Emsdetten para el próximo evento deportivo extremo: 7,6 kilómetros de natación, 360 kilómetros de ciclismo y dos maratones, el doble “Ironman” (tipo de triatlón). “Pero eso lo hago corriendo hacia adelante”, aclaró.

Se calcula que en el mundo hay varios centenares de corredores de espalda que se miden regularmente en competiciones.

MG

FUENTE: EL COMERCIO

Comments

comments


X